Acordarse de dar las gracias

"Al verlos, Jesús les dijo: "Vayan y muéstrense a los sacerdotes". Al salir, quedaron limpios. Uno de ellos, al ver que había sido curado, volvió y alabó a Dios a gran voz. Cayó de bruces a los pies de Jesús y le dio las gracias.Era un samaritano..."-Lucas 17:14-17 (CEB)

¿Te lo puedes creer? Nos acercamos al final del año 2023. Hemos llegado al mes de noviembre, donde cambiamos nuestro enfoque y comenzamos a preparar nuestros corazones para la Temporada de Adviento (bueno, a menos que seas el Canal Hallmark, donde pasan por alto todo y están mostrando películas navideñas ¡¡¡todavía no es tiempo!!!).

Al comenzar a pensar en el mes de noviembre, típicamente atribuido al mes de la Gratitud, el otro día recordé el poder de decir GRACIAS. Estaba en el aeropuerto y tuve que hacer una parada en el baño. Mientras me lavaba las manos, simplemente miré a la persona que atendía el baño y le dije: "Gracias por su inestimable servicio, se lo agradezco". No lo hice por ningún elogio. Últimamente me siento más inclinado a expresar mi agradecimiento a aquellos a los que normalmente se pasa por alto y no se atiende. A esta persona de la limpieza se le saltaron las lágrimas, y le pregunté más sobre las lágrimas. Comenzó a contarme que la mayoría de la gente no se da cuenta de ellas y que el hecho de que yo las viera marcaba la diferencia.  

Amigos, estoy más convencido que nunca de que tenemos que empezar a ver a todas las personas como hijos amados de Dios, creados con un valor sagrado, y apreciar la humanidad que encarnan. Estoy convencida por la lectura de muchas investigaciones, que sugieren que la soledad y el aislamiento se están convirtiendo en un fenómeno creciente en nuestra cultura, y cada vez más personas desean ser vistas. Por eso me he comprometido a que, esté donde esté, ofreceré un sencillo gesto de gratitud y aprecio. Este tipo de gestos no me cuestan nada pero podrían cambiarlo todo para alguien.

Puedo imaginar que estos fueron los efectos, en parte, al texto referenciado anteriormente de Lucas 17:11-19. Puedo imaginar que estos diez leprosos fueron pasados por alto durante años y a menudo rechazados por su condición cutánea. Sin embargo, Jesús, en su camino a Jerusalén, vio a estas personas como personas y no por su problema de salud. Jesús les dio una directriz a seguir en su proceso de curación, y ellos fueron en obediencia; o puede que fuera desesperación. Sin embargo, en respuesta a ser sanado, sólo uno, un extranjero, regresó para darle las GRACIAS por el milagro. Aunque hay mucho más que desentrañar en este texto, lo que más me llama la atención es que Jesús los vio... ¡y al que dijo Gracias!

Me gustaría desafiarnos, antes de que estemos demasiado ocupados en la temporada de vacaciones, a ser intencionales acerca de ver a la gente a través de la lente de Jesús, ver a la gente, no en juicio, sino con el amor de Jesús y la compasión. Que veamos a las personas, no como problemas, sino como hijos de Dios, hechos a imagen de Dios, porque lo vemos en nosotros mismos. Yo pediría que, al ver a "toda la gente", seamos demasiado entusiastas en nuestra actitud de gratitud y aprecio.

Hay una cita que dice: "Las palabras amables pueden ser cortas y fáciles de pronunciar, pero sus ecos son realmente interminables". Que nos comprometamos no sólo a decir que somos seguidores de Jesucristo, sino a vivir como seguidores de Jesucristo. Yo diría que si nos comprometemos a vivir y amar como Jesús, empezaremos a ver una transformación en el mundo. Señor, ¡que así sea!

En gratitud y servicio...

P.D. ¡En la práctica de expresar Gracias! Quiero AGRADECER a todos y cada uno de los clérigos, laicos y congregaciones por su continuo compromiso de estar en servicio y en misión para Jesucristo. Quiero AGRADECER a cada persona que sirve a nuestra Conferencia y Distrito prestando su tiempo y talentos para asegurar que el trabajo del ministerio se lleve adelante. Quiero AGRADECERles a todos por su continua y extravagante generosidad tanto en la iglesia local como en la fidelidad a nuestras responsabilidades Conexionales. Quiero AGRADECER a todos por sus oraciones, presencia, dones, servicio y testimonio, mientras continuamos viviendo el ser Metodistas Unidos en Indiana y más allá... ¡GRACIAS!

Anterior

Siguiente

The Conference offices will be closed in celebration of Juneteenth on Miércoles, Junio 19. We will resume normal hours on Jueves, Junio 20.
+