Obispo sobre la discriminación positiva: Por qué la Iglesia debe alzar la voz

La reciente decisión de la mayoría de los jueces del Tribunal Supremo de poner fin a la discriminación positiva basada en la raza en el proceso de admisión a la universidad debería alarmar a todos los estadounidenses que buscan la justicia. Los cristianos -y aquellos que valoran una sociedad más equitativa que valora la diversidad en la educación superior y la fuerza de trabajo- deben considerar esto como un retroceso en el objetivo de acabar con el racismo sistémico.

El propósito de acción afirmativa con la raza como base para la acción correctiva es aplicar políticas que favorezcan a quienes antes eran discriminados por motivos de raza. Sin embargo, la votación del Tribunal Supremo no puso fin a todas las medidas de discriminación positiva.

La discriminación positiva siempre ha existido para los privilegiados. Se benefician enormemente los ricos, las admisiones heredadas, los hijos de empleados, los deportistas de alto rendimiento y los becarios designados por donantes. Las altas puntuaciones en los exámenes y el elevado patrimonio neto han sido vías de acceso para algunos, mientras que la diversidad universitaria rara vez refleja la diversidad racial de la población general.

La acción del Tribunal Supremo favorece la causa de la supremacía blanca y a los cómplices de la creencia de que el racismo histórico y su legado de discriminación se han eliminado porque ahora todos tienen las mismas oportunidades sin impedimentos. 

Estoy de acuerdo con el Dr. Wornie Reed, de Virginia Tech, sociólogo y activista de los derechos humanos y civiles desde hace mucho tiempo, que escribe que la acción del Tribunal Supremo lleva a cabo los objetivos de los "nacionalistas y supremacistas blancos que niegan la existencia del racismo sistémico y, en segundo lugar, se oponen a los esfuerzos para minimizar, si no eliminar, las prácticas racistas (ya que sostienen que no existe ninguna)".

El argumento en contra de las políticas de Acción Afirmativa diseñadas para fomentar las oportunidades de los estadounidenses de raza negra, debido al racismo sistémico y a los obstáculos institucionales que forman parte documentada de nuestra historia estadounidense, es que al abrir las puertas para garantizar una mayor diversidad, las instituciones cierran las puertas a estudiantes caucásicos y asiáticos que de otro modo estarían cualificados.

¿Hasta cuándo debe Estados Unidos tratar de resolver las injusticias del pasado con políticas y programas estratégicos basados en valores? Hasta que el arco moral del universo se haya inclinado completamente hacia la igualdad de oportunidades. Hasta que la justicia racial se defina en parte por la equidad racial. Hasta que el acceso a la educación y la capacitación económica deje de ser una vía rápida para los privilegiados, mientras que la comunidad BIPOC atraviesa una autopista llena de barreras de construcción de determinantes sociales de disparidad. 

No debería haber fecha de caducidad en los esfuerzos intencionados por hacer avanzar la diversidad del alumnado, la mano de obra o los cuadros directivos. Los datos han demostrado que la sociedad se beneficia de la diversidad, la equidad, la inclusión y el trato igualitario y justo para todas las personas. 

Cuando desaparezcan los vestigios de la esclavitud y del racismo institucional posterior a la esclavitud, la discriminación positiva dejará de ser necesaria.

En sermones predicados en la Conferencia de la Jurisdicción Norte Central de 2022 y en la reunión anual de la National Black Methodist for Church Renewal de 2023, he declarado, sin disculparme ni temer contradicciones, que "El Evangelio es Acción Afirmativa". El Evangelio que predicamos y proclamamos como buenas nuevas para los pobres es, en su esencia, la Acción Afirmativa de Dios en favor de la humanidad. 

"Tanto amó Dios al mundo que le dio a Jesús". Jesús -en la práctica y en las parábolas- invierte una y otra vez el orden de los privilegios y rompe las barreras de la exclusión. El amor a Dios se expresa en el amor al prójimo. Nuestros rituales religiosos o leyes registradas nunca se sitúan por encima de las relaciones que devuelven la integridad a las personas. 

Cuando Jesús es reprendido por los fariseos por no lavarse las manos antes de una comida, el Señor le dice: " Vosotros los fariseos limpiáis el exterior de la copa y del plato, pero vuestro interior está lleno de avaricia y maldad. ¡Insensatos! El que hizo lo de fuera, ¿no hizo también lo de dentro? Por eso, dad a los necesitados desde lo más íntimo de vosotros mismos y quedaréis limpios por todas partes. ¡Qué terrible para vosotros, fariseos! Dais la décima parte de la menta, de la ruda y de todas las hierbas del jardín, pero descuidáis la justicia y el amor a Dios. Esto es lo que deberíais haber hecho sin descuidar lo demás"(Lc 11, 39-42).

El Evangelio que predicamos y por el que vivimos tiene una utilidad más amplia que la de preparar a la gente para la autopista del cielo. Tiene un poder de convicción sobre nosotros, que estamos llamados a "hacer hacer justicia, amar la misericordia y caminar humildemente con Dios"(Miqueas 6:8).

Cuando Jesús venga, como lo describe el Evangelio de Juan como el Buen Pastordistingue claramente entre su propósito y el del enemigo. "El ladrón sólo viene a robar, matar y destruir. Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia"(Juan 10:10 NRSV). 

La discriminación positiva es una labor de justicia que puede beneficiar a toda nuestra sociedad.

Un grito de agradecimiento a los Secretarios Generales de las Juntas, Agencias y Comisiones Metodistas Unidas. Emitieron la siguiente declaración colectiva: "La decisión del Tribunal Supremo de declarar inconstitucional el uso de la discriminación positiva es antitética a las enseñanzas sociales de la Iglesia Metodista Unida". Esto es un recordatorio de que los Metodistas Unidos están dispuestos a trabajar junto a otros para poner remedio al efecto perjudicial del racismo y a los efectos de la discriminación de larga data.

Un grito de gratitud y afirmación también va dirigido a los presidentes de las universidades y a los líderes de los sectores público y privado que han dejado claro que no habrá retroceso en el compromiso de ofrecer vías de diversidad e inclusión y accesibilidad tanto a la educación como a las oportunidades económicas.

Defendemos la Acción Afirmativa como Metodistas Unidos porque creemos en Jesús, que vino a traer buenas noticias a los pobres, a proclamar la liberación a los cautivos, la vista a los ciegos y la liberación a los oprimidos. Creemos que los esfuerzos creativos y sostenidos para lograr la igualdad son también obra de la Iglesia.

No todo lo que se afronta puede cambiarse.

Pero nada puede cambiarse hasta que no se afronta.(James Baldwin)

Anímate, 

Obispo Julius C. Trimble

The Conference offices will be closed in celebration of Memorial Day on Lunes, Mayo 27. We will resume normal hours on Martes, Mayo 28.