Oración para acabar con la violencia armada

Amigos, el Obispo Trimble nos ha pedido que recemos ardientemente por el fin de la violencia armada que invade nuestra nación. Nos ha pedido que recemos para tener el valor de actuar y la sabiduría para saber cómo hacerlo. ¿Se unirán a nosotros en este esfuerzo?

Padre nuestro Dios, que habitas entre nosotros, cómo debes llorar cuando morimos a manos de los demás. Tú aborreces la violencia. Debías esperar que fuéramos diferentes.

De alguna manera, llevar armas se ha convertido en un "derecho", pero al reclamar ese derecho para nosotros, también lo reclamamos para todos aquellos que harán un mal uso de él. Para los que maten a profesores y niños en sus aulas. Para quienes maten a compradores en un Walmart. Por los que atacarán a minorías y matarán a madres, abuelas e incluso niños sólo para decir que han matado a uno de "ellos". Por los que entrarán en una iglesia, sinagoga o mezquita durante los servicios para matar sin miedo a la resistencia. Este es un gran mal.

Padre, nos postramos ante ti para suplicarte: por favor, quita esta lacra de nuestra nación y del mundo. Danos el coraje moral para resistir a quienes protegen este "derecho" incluso cuando ven cómo se abusa de él. Danos la fuerza para decir "no más".

Habita aún con nosotros y danos el sentido común que necesitamos para estar en paz unos con otros. Calma los temores que nos hacen pensar que necesitamos esas armas. Abre nuestros ojos al daño que causan. Hacen daño; hacen poco bien; y rara vez, o nunca, se utilizan para mostrar nuestro amor por ti. Padre, por favor, por favor, escúchanos. Esto tiene que parar. Sólo tu liderazgo y tu fuerza pueden prevalecer. Muéstranos el camino.

En todo, sigamos el ejemplo de Jesús, recordando que la violencia no engendra paz y seguridad, sino sólo más violencia. Amemos como Jesús amó, sin discriminación, y aprendamos a razonar juntos. Oramos
estas cosas en el amado y poderoso nombre de Dios. Amén.

Su coordinadora de oración,
Rev. Ann Thomas